• Turismo en Panamá, vista de la ciudad de Panamá.
  • Portobelo

Panamá Crucero Tours

Turismo en Panamá y destinos en el mundo

Tours en PanamáTraslados

Expertos en turismo en Panamá

En Panamá Crucero Tours somos expertos en turismo en Panamá. Tenemos más de 30 opciones en nuestro catálogo para ofrecerte que vivas la experiencia de Panamá. Desde un City Tour hasta un tour de golf. Todo para que hagas de cada excursión un recuerdo para toda la vida.

Por el mundo con Panamá Crucero Tours

Si buscas un destino en el mundo, nosotros te ayudamos a planear tu visita. Nuestro personal te puede dar referencia de Cuba, Costa Rica, Brasil, Colombia, Paraguay, Argentina, España, Portugal, Francia, México, Estados Unidos… ¿quieres visitarlos?

Disponibles 24/7

Sistematizamos todos nuestros procesos para que tu viaje sea el más feliz. Pero estamos 24 horas preocupados por ti.

Teléfono: +507 394 7111

Whatsapp: +507 6670-7871

Whatsapp: +507 6670-7873

Whatsapp: +507 6676-6718

Ahorra tiempo

Selecciona tu servicio directamente aquí!

Conoce más sobre Panamá

Panamá Championship
Los Cajones de Chame

Panama Crucero Tours

Tours en Panamá

Panamá, 2018

Querido viajero y querida viajera:

A Panamá. Has llegada hasta aquí y nos contemplas. Te preguntas quiénes somos. Somos Panamá. Y un día dirás mi Panamá.

Panamá. Como un vínculo entre dos océanos o como un puente entre dos continentes. Así nos ves. Pero Panamá somos más que un lugar de tránsito, como siempre se ha visto. Somos, en muchos aspectos, un país de contrastes.

En nuestra música, en nuestras ropas, en nuestros paisajes, en nuestras ideas. Quizás se debe a que somos los pueblos que lo han venido conformando: hermanos originales, los indígenas, los españoles de la colonia, los cimarrones, los afroantillanos, los chinos, los americanos, los colombianos, los argentinos, los árabes, los hebreos, los venezolanos.

Somos un páis de bancos y servicios globales. Somos un país de granjas y vaqueros. Somos un desierto y somos un país de selva tropical húmeda y somos una cordillera central que se compone por altos y escarpados riscos formados de picos volcánicos y plantaciones de café. Somos una ciudad cosmopolita y vibrante. Somos Bocas del Toro, con nuestro litoral caribeño de ensueño. Al este del Canal de Panamá somos una selva impenetrable. Somos imágenes de postales en Guna Yala. Somos un país unido con reservas indígenas celosas de sus tradiciones más puras y un alto grado de autonomismo. Hasta tenemos un enorme tornillo que se eleva sobre todos los edificios en el centro de la ciudad la moderna arquitectura del siglo XXI.

Somos muchos panameños famosos: Rubén Blades, Roberto Durán, Rommel Fernández, Manuel Antonio Noriega -sí, también él es conocido más allá de nuestras fronteras y sí, nos preguntan por él-. Somos Omar Torrijos. Somos Pedro Navaja, ¿cómo no? Y somos muchos panameños que desde su día a día te reciben, querido viajero, para ofrecerte lo mejor de nuestra tierra. ¿Por dónde empezar, entonces?

Somos sin duda el Canal. El principal atractivo turístico de Panamá es sin duda ninguna el canal de Panamá. Esta maravillosa obra de ingeniería definió nuestro país. Alrededor de él se creó la historia moderna, pero venía proyectada desde el siglo XVI. Durante mucho tiempo manejábamos un inventario de casi mil cuatrocientos atractivos turísticos. La mayor parte de estos atractivos están en parques nacionales naturales. Y pese a todo tardamos mucho en convertirnos en el destino turístico que somos hoy en día. Somos un país por descubrir en muchos aspectos.

Por alguna razón nunca habíamos sido un destino económico. Quizás contribuyó el hecho de que la moneda era el dólar. Sin embargo, este mismo hecho es lo que nos da estabilidad al país entre otras cosas. El uso del dólar como moneda corriente es fundamental para tener una economía pujante como la nuestra. Somos un país con una situación política muy estable. Y hemos cambiado. Hoy en día, somos un destino conocido por nuestros precios muy accesibles. El turismo de compras es uno de nuestros puntales en la actualidad.  Y todo esto nos abrió al mundo. Esto y algunas otras cosas.

Como el uso del idioma inglés. En Panamá es más fácil encontrar personas que hablen inglés que en otros países de Centroamérica. La presencia norteamericana durante casi un siglo probablemente hizo esto más fácil. Lo cierto es que mantenemos una mentalidad abierta, cosmopolita. Te recibiremos bien.

Panamá somos una ciudad con alrededor de dos millones de personas. Y cabemos más. Imagnia lo que viene para la Jornada Mundial de la Juventud, y no decimos que no a abrir nuestras casas. Y te recibiremos a ti, querido viajero y querida viajera.

En nuestra ciudad presumimos de un contraste en el que los edificios coloniales del casco antiguo miran con señorío la elegancia de los modernos rascacielos.  Somos una ciudad de 500 años de historia que comienzan en las ruinas de Panamá La Vieja. Somos la ciudad que destruyó Henry Morgan en 1671 y renació en 1673 en el Cabo San Felipe. Somos el casco antiguo la ciudad que creció entonces rodeada por murallas. Somos el punto de la historia y del orbe en el que Vasco Núñez de Balboa descubrió el Mar del Sur. Somos la Calzada Amador, una carretera que une Isla Naos, Isla Perico e Isla Flamenco, con la piedra que se sacó de lo más duro del Corte Culebra durante la construcción del Canal. El Canal, siempre el Canal. Somos el sueño de Carlos V en 1534 de estudiar un paso interoceánico, la tragedia del intento del Canal francés de Ferdinand de Lesseps y el hito del Canal norteamericano de Teddy Roosevelt. Somos una novela histórica viva, querido viajero y querida viajera.

Contamos con un buen servicio de transporte público comparado con el resto de nuestras naciones vecinas y probablemente con la mayor parte de los países latinoamericanos. Este sistema incluye las recientes líneas de metro subterráneo y aéreo que cruzan la ciudad. Una ciudad que es cosmopolita no sólo por la cantidad de personas que habitan y su procedencia. Una ciudad que por sus rascacielos luce también así, cosmopolita. Sin embargo somos orgullosos de nuestro país y de nuestra cultura. Conservemos nuestras tradiciones. Estamos orgullosos de nuestras etnias indígenas: Gunas, Guaymíes, Chocós, Ngäbe-Buglé, etc.

Somos musicales. Oh, si, nos gusta la salsa. En Panamá tenemos numerosos pueblos con nombres rítmicos: Chiriquí, Coclé, Boquete; Penonomé, Pedasí, Almirante; Panamá, Tonosí, Guararé; Guarareeeeé

Somos plásticos, incluso cuando las piedras eran lienzos, como en los petroglifos del Valle de Antón. Incluso pintamos moda inventando telas de colores. Las molas de Guna Yala son un ejemplo del vibrante contraste de colores, formas, sombras y superposiciones en una de las telas para prendas de vestir más interesantes del mundo.

Somos Colón, el lugar de los primeros asentamientos de los europeos en América: Nombre de Dios, Santa María la Antigua, Portobelo, San Lorenzo… Nombres todos ellos que nos llevan al glorioso pasado de la España medieval. Colon conformaba la ruta por la que todas las riquezas de América que provenían sobre todo de Perú y Ecuador debían pasar en su camino a la metrópolis. En sentido contrario era la ruta por la que pasaban especias y avituallamientos hacia la colonia. Las ruinas de Portobelo y de San Lorenzo son testigos de aquellos gloriosos tiempos. Ambas son conjuntos históricos protegidos como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Somos Colón la tierra del ritmo, de nuestra herencia antillana, del Congo.

Somos Veraguas, somos Coclé, somos Herrera y Los Santos, somos nuestras provincias centrales y la Península de Azuero. Somos los caciques indígenas que habitaban esta desarrollada zona en época precolombina: Natá, Urraca, París. Somos el mestizaje en una zona que resistió a la llegada de los españoles y que hoy en día tiene una fuerte herencia de ellos mismos. Somos el sitio arqueológico El Caño, al que le esperan importantes descubrimientos en el futuro. Somos el Museo del Uniforme en Guararé, somos la hermosa iglesia de San Francisco en Veraguas, somos el orgullo de nuestra gente. Somos nuestro especial celebración del carnaval. Somos nuestras charangas y sus topones. Somos nuestras reinas, nuestros festivales, somos Calle Arriba y Calle Abajo de Las Tablas. Somos el Desfile de las Mil Polleras. Somos el impresionante desierto de Sarigua en medio de un país de selva tropical húmeda. Somos nuestras montañas, nuestros arrozales. Somos nuestro Sombrero Pintado, el verdadero sombrero de Panamá. Y también es para algunos aquel famoso sombrero ecuatoriano que siendo un regalo pasea nuestro nombre por el mundo como un orgulloso hijo adoptivo, el llamado Sombrero de Panamá.

Somos la prístina Isla Iguana, somos Isla Cañas, en donde decenas de miles de tortuga vienen a desovar cada año.

Y somos somos el Volcán Barú, somos la división continental desde la que se pueden ver los dos océanos. Somos Chiriquí, con verdes montañas, playas blancas, variedad de flores, clima de eterna primavera, agricultura. Somos nuestros quesos, nuestros cafés, nuestras naranjas, nuestros plátanos y guineos, nuestra caña de azúcar, nuestros ríos rápidos y nuestras deliciosas truchas. Somos nuestros quetzales en el Parque Internacional La Amistad. Somos nuestros indígenas Guaymíes y Ngäbe-Buglé. Somos nuestros ríos, somos Boquete.

Somos Bocas del Toro que acoge la mayor parte del Parque Internacional La Amistad. Aventureros y comerciantes eligieron esta remota zona que los españoles no quisieron habitar para establecerse a su llegada. Fue a principios del siglo XIX, y no antes, cuando acogimos antiguos esclavos de las islas de San Andrés y Providencia. Posteriormente llegarían otros afroantillanos para conformar la colorida colonia existente hoy junto con los indígena Guaymíes. Somos Bocas del Toro, Changuinola, Almirante. Somos una de las provincias más vírgenes. Somos el Parque Nacional Marino Isla Bastimentos. Somos la riqueza de nuestro coral, la flora marina, somos nuestras tortugas desovando.

Somos la Panamá de la comarca de San Blas, más de trescientos cincuenta islas en un archipiélago de playas y paisajes de tarjeta postal. San Blas es también conocida por su nombre indígena como Guna Yala. La comarca ocupa una larga extensión de Islas y también una porción en tierra continental. San Blas se proyecta más allá de las fronteras de Panamá adentrándose en la costa colombiana. No se conoce adecuadamente el origen de esta etnia, pero se presume que es precisamente en la hermana Colombia en donde se encuentra. Excepto en el plano de la seguridad nacional y frontera naval, San Blas goza de una autonomía completa, con sus propias leyes y gobernantes. Y viven como lo han hecho a lo largo de toda su historia. Somos también su cosmogonía, somos sus corales, somos su lucha, somos su respeto por la naturaleza, somos sus molas.

Somos el Parque Nacional Darién, biosfera de la humanidad, declarado en 1981 como parte del Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO. Somos esa selva impenetrable que separa Colombia y Panamá. Somos el tapón del Darién, a donde tradicionalmente llegan los aventureros motorizados que quieren recorrer latinoamérica de norte a sur y deben hacer alto en su camino. Somos Yaviza, La Palma, Punta Patiño. Somos Bahía Piña, somos el real, somos el río Tuira. Somos nuestros indígenas Chocós, somos nuestro cimarrones. Somos la biodiversidad salvaje. Somos la leyenda de la frontera.

Somos un país de playas hermosas y no necesariamente se conocen las mejores. Es difícil encontrar playas tan bonitas como las de las islas del Archipiélago de las Perlas. Isla Contadora, llamada así porque allí estaba la contaduría de la corona, es un ejemplo de ello. Hermosas playas y arrecifes de coral de película rodean Isla Contadora. No menos bonita es la Isla San José. Más cerca de la ciudad Isla Taboga es conocida como la isla de las flores. En treinta minutos desde la ciudad podemos disfrutar de sus playas. El Corredor Pacífico nos ofrece un abanico de opciones. Punta Chame, Malibú, Coronado, Corona, San Carlos, Río Mar, Playa Blanca, Santa Clara, Farallón, Bijao: todas ellas playas en el pacífico.

Panamá somos decenas de parques naturales. Somos el Parque Nacional Cerro Hoya en la provincia de Veraguas. Somos el Parque Nacional y Reserva Biológica Altos de Campana en la provincia de Panamá Oeste. También somos el Parque Nacional Soberanía en la provincia de Panamá. Somos el Parque Nacional Chagres. Somos el Parque Nacional Coiba, cuya biodiversidad, inventario en mano, supera la de las Islas Galápagos. Somos el Parque Nacional del Darién. Somos el Parque Nacional Volcán Barú. Somos el Parque Nacional Camino de Cruces. Somos el Parque Nacional Portobelo en la provincia de Colón. Somos el Parque Nacional Marino Isla Bastimentos en Bocas del Toro, un espacio único. Somos el Parque Nacional Sarigua, un desierto en el medio de Panamá en la provincia de Herrera. Somos el Parque Nacional General Omar Torrijos en la provincia de Coclé. Somos el Parque Nacional Marino Golfo de Chiriquí en la provincia de Chiriquí. Somos el Parque Nacional La Amistad que compartimos entre las provincias de Panamá y Bocas del Toro y el hermano país Costa Rica, convirtiéndose así en internacional.

Panamá somos un país rodeado de agua, excelente para actividades marinas. Con poco equipo puedes hacer snorkeling. Es fácil y económico. Te ofrecemos las Islas de San Blas, la Isla Colón y la Isla Bastimentos en Bocas del Toro, Isla Grande en la provincia de Colón, y la Isla Contadora en el Archipiélago de las Perlas. En todos estos sitios puedes hacer snorkeling. Si te interesa el buceo a profundidad o con tanque, tenemos una tradición reputada en este campo. Nuestras aguas son claras, cálidas y la vida marina es abundante. Las mareas no son demasiado altas y las profundidades manejables. Hacer scuba en Panamá es muy seguro. Puedes desarrollar esta actividad en lugares de Bocas del Toro, en las Islas de San Blas, en Isla Grande. Puedes bucear en dos océanos un mismo día. Por la mañana puedes sumergirte en la costa atlántica y por la noche en la costa pacífica. También es posible hacer una incursión en el Lago Gatún, en el centro del país.

Somos un país para hacer surfing y windsurf. Si no cuentas con tu equipo lo puedes alquilar o bien en los destinos específicos o bien en ciudad de Panamá. Si eres un principiante disfrutarás de los campamentos de El Palmar y Río Mar a unas dos horas de la capital. Si requieres una aventura de mayor nivel sin duda Playa Venao, en Los Santos, ofrecerá olas más altas y vientos más fuertes.

Somos pesca de altamar. El Archipiélago de las Perlas es conocido por ser un destino especialmente requerido para esta actividad. Muchos viajeros conocen el Golfo de San Miguel por las expediciones de pesca de altura.

Somos senderismo. Ninguna otra actividad es más adecuada para conocernos y conocer nuestros parques nacionales y reservas de vida salvaje. En Chiriquí es posible alcanzar los 3474 metros de altura en el Volcán Barú. Y en el centro del país es posible recorrer caminos centenarios creados por los españoles cuando llegaron a Panamá, incluyendo el Camino de Cruces. Tenemos senderos de diferentes dificultades. En el Parque Metropolitano de Panamá es posible recorrer senderos accesibles de una, dos o tres horas de recorrido. El Camino de Cruces es más exigente. El Volcán Barú exige cierto esfuerzo superior y es para aventureros con fondo.

Somos un país para hacer ciclismo. Las pequeñas carreteras han mejorado mucho en los últimos veinte años. Es necesario escapar de las horas de calor. Sin embargo, los esfuerzos y cuidados valen la pena para conocernos mejor y disfrutar de una experiencia directa.

Somos un país de paseos a caballo. En la Península de Azuero es fundamental y todavía actualmente se utiliza el caballo como medio de transporte. En nuestra cultura apreciamos el caballo y en Panamá es posible disfrutar tanto de paseos a caballo como de visitas a cuadras especializadas.

Somos un país de aventura y nos gusta el rafting. El descenso del Río Chiriquí es bien conocido por los aficionados. También es posible hacer rafting en el Río Chagres y en el Lago Alajuela.

Somos un destino turístico de golf. Este deporte ha ido ganando popularidad localmente y contamos con varios campos a lo largo del país. Son bien conocidos el Tucán Golf Club, así como el campo del Club de Golf de Coronado diseñado por Jack Nicklaus.

Somos un país de observación de aves. Contamos con un récord de recuento de más de 900 especies según la Sociedad Audubon durante varios años. Contamos con especies tan interesantes como el Quetzal, ave nacional en Guatemala y en Costa Rica y de la que nosotros podemos disfrutar en el Parque Internacional La Amistad. Resulta impresionante conocer nuestra ave nacional, el Águila Arpía, que podemos ver en el Parque Nacional Soberanía y en el Parque Nacional del Darién.

Todo esto, querido viajero y querida viajera, somos nosotros. Un país para que descubras, para que vivas, para que bailes, para que saborees. Somos un país de contrastes. Somos nuestras casas coloniales del casco antiguo. Somos los balcones floridos, la arquitectura española, la francesa, incluso la victoria en un mismo edificio de San Felipe. Panamá somos nuestra Pollera, el vestido de mujer más hermoso, nuestro orgullo. Panamá somos la sonrisa de nuestras gentes, los colores de nuestras casas sobre el agua. Panamá somos nuestro elegante sector financiero. Somos la bulla y el colorido, las pinturas llamativas de nuestros diablos rojos, esos buses tan pintorescos. Somos las silenciosas piedras de las ruinas de la Torre de la Catedral de Panamá La Vieja. Somos la mirada curiosa de las mujeres Gunas, somos los barquitos que cruzan de isla en isla a lo largo del Archipiélago de San Blas. Somos el periquito verde de cabeza azul. Somos esa guacamaya nacional. Somos una rana dorada, un mono capuchino que baja al Río Gatún a robarnos un pedazo de guineo. Somos las aguas transparentes de Isla Contadora somos la tinaja y el maíz amarillo listo para cosechar. Somos las tortugas, somos el pez sargento. Somos los impasibles cañones de San Lorenzo guardando la entrada del Rio Chagres. Somos la magnífica catedral del Casco Antiguo. Somos la rana calidria, la rana dorada. Somos el mono perezoso.  Somos el hermano Emberá que trabaja la tagua y doma los ríos con sus piraguas. Somos el jaguar, somos Mamá Chi, somos el metate, la iguana,  la orquídea, la Flor del Espíritu Santo.

Panamá somos esa unión de tierra de los pueblos latinoamericanos, entre el sur en Colombia y el norte después de Costa Rica. Somos el istmo. Somos un destino apasionante. Somos muchos países qué vinimos a hacer una gran nación. A veces estos contrastes nos hacen ser contradictorios pero nunca somos aburridos. Oh, no, nunca.

Durante siglos hemos atraído aventureros, hombres de negocios, emprendedores y viajeros. Deseamos que todos se lleven algo espiritual de nosotros. Deseamos que todos nos enriquezca también. Recibimos bien a todo el mundo.

Has llegado hasta aquí, querido viajero y querida viajera y no has hecho más que empezar a enomorarte.

Somos tuyos, siempre tuyos,

Tu Panamá

¿Qué clase de viajero eres?

¿Cómo prefieres tu viaje?

Los mejores trucos, consejos y cupones de descuento en tu bandeja de correo.

Suscríbete a nuestro newsletter

2 + 5 = ?

© Copyright - Panama Crucero Tours

Pin It on Pinterest

Shares
Share This